Hace unas semanas vi una receta que me inspiró a tratar de hornear mis propias galletas saludables de avena. Lo bueno es que estas ideas se convierten en una actividad familiar con bastante facilidad, ideal para las vacaciones escolares y pequeños estómagos (¡esto es lo que yo llamo un ganar-ganar!)

Además, no soy fanática de la mayoría de las galletas procesadas que encontramos en los supermercados. Incluso si eres capaz de encontrar opciones bastante saludables, o con una cantidad decente de azúcares, siempre preferiré hornear las mías y alimentar a mis hijos (y las mamás en el grupo de juego) con algo lleno de nutrientes, comida casera hecha con amor.

Hace tiempo hice una mermelada de ciruela sin azúcar (para un postre no tan saludable), y estaba envasada sin dueño alguno. Así que esta receta me dio la oportunidad de usarla, y solo convirtió las galletas en un ¡delicioso experimento! ¿Estás dispuesto a darle una oportunidad? Están cargadas de nutrientes, fibra y ¿por qué no? Un poco de sabor dulce para complacer antojos.

Simplemente sigue los pasos a continuación:

Ingredientes:

  • 1 taza de avena en hojuelas
  • 1 taza de harina (puedes usar harina integral o cualquier otra que te guste)
  • 1/3 de taza de mantequilla suave o margarina de oliva
  • ½ taza de azúcar morena (o edulcorante si quieres restarle algo de calorías)
  • 1 a 2 huevos grandes (dependiendo de que tan seca esté la mezcla)
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 2 cucharaditas de canela
  • Mermelada casera de ciruelas pasas, pasitas o cualquier otro sabor que te guste.

Método:

  • Pre-calienta el horno a 250 grados Celsius (cada horno es diferente, así que ten esto en consideración cuando determines el tiempo de cocción)
  • Combina todos los ingredientes secos en recipiente, y agrega luego los ingredientes húmedos. Mézclalos bien.
  • Con una cuchara, sirve pequeñas porciones y adórnalas con la mermelada o el fruto que hayas escogido.
  • Hornea las galletas por 25 minutos o hasta dorar.

Sirve y disfruta con una taza de café.